Secuestro de documentos

Comparte

Es muy común dentro del ejercicio de nuestra profesión, tanto en el campo del contador con contrato laboral como en los dedicados a la asesoría externa, que se terminan los contratos y no procedemos debidamente, ¿qué es lo que no se debe hacer cuando esto acontece?, ¿cuáles son las decisiones equivocadas que se suelen tomar? Y ¿por qué sucede esto?

Tómese esto como una especial invitación a todos los contadores, a proceder éticamente y sobre todo como acto de decencia, de personalidad, de honradez, de moralidad, de honestidad y de lealtad.

Siempre, sin falta, cuando se termine un contrato, ofrezcamos al cliente efectuar un empalme, en donde entreguemos nuestro antiguo cargo al receptor, en donde le suministremos la información pertinente de manera profesional, clara, sincera, directa y así ayudar a nuestro colega en el buen desempeño de sus labores profesionales, lo único que debe quedar en nuestras manos son las hojas de trabajo que en nuestra función hemos elaborado, ¿qué se puede pensar de un profesional que no haga esto, salga a renegar y a hablar mal de la empresa y del cliente? además se lleve de la empresa o deje de entregar al cliente documentos de la empresa.

Teniendo en cuenta que nuestras leyes expresan la importancia de la información y los documentos y que estos deben permanecer en las instalaciones de la sociedad, no está permitido el retiro de documentos de la empresa, y en muchas ocasiones la empresa lo permite dejando sacar o enviando los documentos y la información al asesor y lo hacen porque confían en el profesional, y como estos son responsabilidad del represente legal, por lo tanto es su obligación informar a la justicia la pérdida o secuestro de la información por parte del profesional. Esto para hacer notar la dimensión del acto de retener documentos y/o información de la empresa.

Esto lo puede generar el inconformismo por las condiciones de trabajo y la solución es sencilla, si no estamos conformes, si estamos siendo presionados para evadir o eludir impuestos o para efectuar operaciones delictivas, es nuestro deber denunciar y con honestidad, profesionalismo y seguridad, renunciar sin temer por nuestra situación económica pero si, midiendo nuestra situación jurídica y profesional implicando la pérdida de la tarjeta profesional, ahora, si es por la demora o el no pago de los honorarios, cosa que sucede porque no se acuerda desde el principio los términos del contrato, mes entregado, mes cobrado y pagado esto implica que debemos tener actualizado nuestro trabajo y si pasaran dos meses sin pago, acordar la terminación del contrato o el pago para continuar, muchas veces no se hace por falta de decisión, por miedo a perder el contrato y eso no debe ser, si esto no se hace es porque nos falta firmeza y actitud profesional y la salida más olímpica es no entregar los documentos “hasta que me paguen” y caemos en el delito del SECUESTRO DE INFORMACIÓN, pero, ¿de quién es la culpa que se llegue a esa irresponsabilidad?, acaso no es de nosotros mismos porque no cumplimos y/o no hacemos cumplir los contratado, porque no hacemos las cosas bien y a tiempo, no es del contador que para ganarse al cliente se deja influenciar para evadir, eludir o para actos ilegales, y esto genera que los empresarios con visión corrupta busquen ese tipo de contadores a quienes 3 + 2 no le da 5, sino lo que el cliente necesite.

Actuar de esta manera va en detrimento, en primer lugar, del contador, del valor moral, de nuestra dignidad, es una ofensa a nuestros padres que nos enseñaron valores y a nuestros hijos de quienes somos su modelo, también de nuestra profesión, de nuestros colegas y nos convierte en delincuentes, ¿esa es la imagen que vamos a dejar de nuestra profesión?

germán diego guzmán quinche
Germán Diego Guzmán Quinche
Contadoro Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios

¡Con Acontar garantizas tu puntualidad!

Conviértete en el Supercontador de tus clientes evitándoles sanciones al recibir alertas de todo el Calendario Tributario en tu celular, por email y SMS.
Descarga Acontar y comienza tus 30 días gratis