Revisores fiscales y ley 675

En alguna parte me encontré con este texto: “los trabajadores de servicios de atención  médica están a la vanguardia de la tarea de salvar vidas y los contadores están a la  vanguardia de la tarea de salvar sustentos”, porque lo médicos dan la vida por los pacientes y que bueno sería que los profesionales de la contaduría dieran la vida por el sustento de  tantas familias y a largo plazo.  

Para mi es triste saber que muchos colegas están tan alejados de este principio y se  evidencia más en los revisores fiscales que ejercen en la propiedad horizontal, quienes  suponen que estos son unos “pacientes” de poca monta, y no cumplen a cabalidad sus  funciones, un caso de ejemplo, si se contrata la pintura de la fachada el revisor fiscal debe estar al  tanto del cumplimiento de este contrato tanto en su calidad, cantidad y valores, pero la  respuesta es que ellos es que no son ingenieros para saber de eso y esa actitud. Para mi genera sobrecostos o malos manejos de dineros, engaños etc. y cuando solicité a la JCC el  concepto sobre este tema, insinuando que los revisores fiscales en cumplimiento de lo  ordenado por ley deben vigilar que los contratos se ejecuten a cabalidad, la misma JCC me  responde que como es Ley 675 los revisores fiscales no cumplen de la misma manera como  deben cumplir en una empresa, algo así como el médico que atiende a un paciente sin EPS,  no se le puede dar el mismo tratamiento que se le da a uno que paga EPS, eso se traduce en  que la JCC considera que el revisor fiscal puede ser profesional completo en algunos casos y  medio profesional en otros casos, confirmando su apoyo a la mediocridad de algunos  profesionales que además trabajan por unos pocos pesos, literalmente, por valores como  $300.000 a $500.000 tanto contador como revisor fiscal, y además en la mayoría de los casos  el trato entre contador y revisor fiscal es una guerra permanente.  

Situaciones como estas que lo único que logran es que nuestra profesión siga siendo la cenicienta de las profesiones y los contadores las cenicientas de las empresas, logran que las empresas no  puedan surgir con fuerza por falta de una buena asesoría y familias enteras logren bajos recursos, incluso quebrar y por lo tanto muchos empleados y sus familias sin ingresos.  

Esto nos debe permitir reflexionar profundamente y cada uno tomar conciencia  respecto a si estamos procediendo de buena manera y cambiar nuestra conducta profesional, ver a cada cliente como un médico ve a su paciente, ver a cada cliente como si esa empresa  fuera la de nuestra familia y no solo buscar el bienestar, el éxito y la prosperidad, también lograr que sea a muy largo plazo, dejando de lado el pensamiento de si, es un capital pequeño o un  capital mediano, más bien enfocarnos en que cada empresa es una mina de progreso de una  familia de sus trabajadores de sus asesores y el granito de arena para el progreso de la economía  de nuestro país. 

Germán Diego Guzmán Quinche
Contadoro Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios