Relación contador – revisor fiscal

He notado a través del tiempo que la relación entre estos dos cargos genera resentimiento,  algunas veces por la actitud del contador que funge como revisor fiscal, que procede con  imponencia, con esa sensación de sentirse más que el contador, o superior al contador, con reclamos agresivos por los errores encontrados o por las diferencias en los criterios y hasta  llegan a sentirse con el derecho de imponer su criterio.  

Otras veces por que el colega que funge como contador toma la actitud de prevenido, de no  dejarse del revisor fiscal, de contradecirlo, de sentirse menos y entrar a la defensiva.  

Esta mala relación ha desembocado en que el revisor fiscal de nuestro caso desprestigia al contador lo que puede ocasionar perder el cargo y hasta demandas, pero el contador inseguro y a la  defensiva termina renunciando o desprestigiando al revisor fiscal.  

Quiero invitar a que cada profesional que se ha enfrentado a estas circunstancias, analice cada  situación, busque y encuentre la razón de ser de la conducta de las dos parte, conductas que lo único que generan es desacreditar, no al colega contador o revisor fiscal, sino a nuestra querida  profesión, porque los directivos, administradores y/o empresarios van a tener una imagen de dos personas inmaduras, inseguras, desleales, faltas de ética, faltas de profesionalismo, en  donde, como me consta, los cambian a los dos o a uno de los dos y el que queda sigue  denigrando del ausente y los empresarios sienten vergüenza y tocan el tema con las directivas,  clientes y amigos en un plan de burla, de chiste, de algo gracioso pero necesario.  

Este tipo de conductas que afectan enormemente a nuestra profesión también han llegado a  generar problemas entre socios, tomas de decisiones equivocadas, estrés, y una desazón muy  fuerte cuando hay que hacer reuniones con el contador y el revisor fiscal, reuniones a las que  todos llegan prevenidos para el momento en que esas dos fieras se enfrentan, y se puede  asegurar que 6 de cada 10 empresarios no pueden entender cuáles son las funciones del contador y del revisor fiscal o no están contentos con su cometido y lo que es peor a veces nos  catalogan como un mal necesario.  

Se nos olvida que por nuestra profesión tenemos misiones, una es hacer del cliente una empresa exitosa, presentado informes que generen la toma de decisiones acertadas, otra es permitir que la empresa cumpla sus obligaciones a tiempo con nuestros informes, otra es generar controles  para evitar malos manejos dentro de la empresa, la de interpretar un informe financiero y  saberlo transmitir al cliente, misiones que debemos cumplir con ética, profesionalismo y sobre  todo con mucho gusto, porque es nuestra profesión, es lo que hacemos y debemos quererlo y debemos buscar ser solidarios con la empresa que nos paga nuestros honorarios  y en plan de gratitud generar una alianza en la que en lugar de rivalizar por criterios o conceptos,  buscar el mejor criterio o concepto, no que me convenga como contador , sino que le convenga  a la empresa, permitir que nuestros honorarios se conviertan en la mejor inversión que pueda  hacer una empresa, y de esa manera, uniendo fuerzas cumpliremos nuestra misión, la de ver  una empresa exitosa, con unos empleados y familiares exitosos, y la de nosotros ya sea en  calidad de contador o de revisor fiscal exitosos y felices, alianzas que van a permitir que nuestros clientes tengan buenas palabras, buenos juicios y de esta u otra manera terminar con ese lastre  que tenemos los contadores y nuestra profesión, que es la mala fama. 

Germán Diego Guzmán Quinche
Contador Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios