Reforma tributaria 2021

La reforma tributaria es una medida urgente y necesaria para la economía de nuestro país, una  economía que el gobierno anterior desangró y en este gobierno la pandemia hizo que se fuera  más a la profundidad, sin embargo, esta necesidad imperiosa puede no llevarse a cabo en el 2021, porque vienen elecciones y ningún congresista va a poner en riesgo su reelección tomando medidas impopulares, ante un pueblo que ignora el manejo del presupuesto nacional.  

Desde el año 2011 las exenciones como proporción de PIB ha crecido un 2.6% en el 2019 y continuamos en un crecimiento muy importante, esto producto de las exenciones en el IVA que el año 2019 representó el 7.1% de los 8.7%, dentro de las exenciones más importantes es la de  la canasta familiar, de tal manera que se debe proyectar con esta reforma un incremento de los  ingresos para Colombia del 2% del PIB, más o menos 20 billones de pesos, esto implica aumentar  el recaudo de impuestos en las personas naturales, buscando el incremento de empleo y el  desarrollo de la economía tanto nacional como el de las exportaciones.  

En la última reforma tributaria ya se había propuesto ponerle el IVA a la canasta familiar, para  completar el presupuesto, para recuperarnos del desastre económico del gobierno anterior y la  respuesta de la gente fue un NO rotundo, pero la pregunta es ¿tiene razón el no? O simplemente  ese es el reflejo de nuestra mentalidad del facilismo, esa mentalidad de conseguir lo mejor,  pero que no nos cueste, siempre esperando que lo que yo tenga lo paguen otros, porque en este  mundo no hay gratuidad económica, pero nos la disfrazan con frases bonitas como “educación  y vivienda gratis”, cuando la realidad es que tanto la vivienda como la educación son  subsidiadas por quienes pagamos impuestos, los estratos 1 y 2 y algunos del 3 apoyaron ese no,  pero esos estratos no aportan impuestos, no pagan impuestos, pero sí exigen que haya luz  pública, acueducto en las mejores condiciones, antenas de comunicación celular y de internet,  subsidios, vías pavimentadas, comedores comunales, semáforos, policías, parques, jardines,  escuelas, etc., pero hay de que algunos de estos “regalos” falle o no se cumpla, tenemos  protestas y tras estas, la destrucción de los bienes públicos y luego la exigencia para que los  restablezcan y reconstruyan, pero ¿algunas de estas personas han hecho la cuenta de cuánto  invierte el estado en su luz pública, acueducto en las mejores condiciones, antenas de  comunicación celular y de internet, subsidios, vías pavimentadas, comedores comunales,  semáforos, policías, parques, jardines, escuelas, etc.,?, y ¿cuánto aportan o por lo menos le dan  buen uso?.  

Cualquier economía del mundo recibe impuestos de todos su habitantes y el estado se encarga  de los más necesitados, de verdad, en nuestro país se consideran los más necesitados, los de los  estratos 1, 2 y algunos del 3, aquellos que tienen 2 o 3 plasmas, un vehículo para aparentar ante  los vecinos y amigos, el celular de alta gama, pero una casa gratis (subsidiada), una educación  gratis (subsidiada) en jardines y escuelas públicas y lo más triste en universidades públicas  gratis (subsidiada) y estos estudiantes en gran proporción salen a protestar exigiendo más y más pero destruyendo todo, y nunca hacen cuentas de aritmética simple respecto a lo que  reciben, es sumar cuánto vale ese semestre en otra universidad más los impuestos que se  ahorran y sumarle lo que destruyen, solamente eso, para no exigirles más profundidad en el  tema, esto es una clara muestra de inequidad y que aquellos dichos de nuestros antepasados  son totalmente ciertos “A lo que se nos presta hagámoslo fiesta”, y “todo lo regalado, sale caro”.  

Cuando no se paga por lo que se tiene, se está generando una mentalidad de irresponsabilidad,  se están creando seres que nunca van a valorar a nadie ni a nada, y se convierten en un lastre  para quienes los sostenemos, por eso es mejor imponer el IVA a la canasta familiar.  

Germán Diego Guzmán Quinche
Contador Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios