Profesional integral

Comparte

Revisando las materias que en la universidad vimos los contadores, encontramos el derecho comercial, el derecho laboral, economía, tributaria, los diferentes tipos de contabilidad tales cómo: la bancaria, comercial, hotelera, de construcción, etc. En la contabilidad general, nos enseñaron a efectuar conciliaciones bancarias, proyecciones de inversiones, liquidaciones de prestaciones sociales, flujos de efectivo, etc., pero, ¿cuál sería el motivo para que las universidades dictaran esas cátedras?, eso tuvo una razón lógica y es para hacernos profesionales integrales, no quiere decir esto que tengamos ser doctos en estas materias, quiere decir que debemos tener un conocimiento claro de estos aspectos de gran utilidad en el desarrollo de nuestra profesión, para tener la capacidad de emitir un informe a los gerentes de las empresas, porque estos deben estar bien fundamentados y estructurados desde todos los aspectos, un informe que no deje dudas y que permita al gerente conocer el problema y tomar la decisión de contratar al profesional en derecho o economía o en la materia del caso para  solucionar el problema.

Se trata de que, como profesionales estemos permanentemente actualizados en las materias que nos compete, no solo la contabilidad, también la tributaria, las nuevas normas en lo laboral, lo comercial, en la economía, en los indicadores de bolsas etc., y con estos conocimientos saber analizar la situación real de la empresa, especialmente en el caso de los revisores fiscales, quienes deben tener una visión muy amplia de la empresa y sus operaciones para poder prevenirla de cualquier delito o situación económica crítica, deber que en los casos en que no hay revisor fiscal, se convierte en un deber del contador.

No tener en cuenta lo antes escrito, es lo que tiene a nuestra profesión como la cenicienta, como aquel personaje de películas y novelas encerrado en una oficina que solo hace la contabilidad registrando todo lo que llega, cumpliendo a raja tablas con aquel dicho “el contador solo registra los documentos que la empresa le entrega”, si, eso hay que hacer, indudablemente, pero ¿qué hacer cuando me llegue un documento con indicio de delito?, o una transacción indebida?, “sólo registramos y es problema del gerente?” y cuando se destape el problema el contador profesional solo se remite a decir “yo no tengo la culpa”. 

Como anécdota (entre muchas), que fundamenta este hecho, es el caso de un proceso en un juzgado en donde al revisor fiscal es llamado a juicio por un delito cometido por su cliente y el revisor fiscal le dice al juez que esa empresa no está obligada a tener revisor fiscal y por esa razón a él no lo pueden vincular, el juez le responde, cuando usted acepta el cargo de revisor fiscal de una panadería usted debe responder como revisor fiscal y lógicamente aquel revisor fiscal aparte de dejar a nuestra profesión en desprestigio y quedar como un ignorante de sus deberes, tuvo su sanción, me gustaría que cada uno de nosotros, encontrará una razón para que este contador respondiera así al juez. 

Otra anécdota, es el revisor fiscal que es llamado por un juez a rendir testimonio y luego de dar su testimonio el juez le solicita las hojas de trabajo como prueba y nuestro profesional de la contaduría en calidad de revisor fiscal le indica que no las elaboró, le dio tres días para llevarlas y llevó los auxiliares de la contabilidad, ustedes ya se imaginan el resto y nuevamente pido que encontremos una razón para que este profesional no hubiera elaborado sus hojas de trabajo. ¿Será que también tenemos problemas con la lectura?

germán diego guzmán quinche
Germán Diego Guzmán Quinche
Contadoro Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios

¡Con Acontar garantizas tu puntualidad!

Conviértete en el Supercontador de tus clientes evitándoles sanciones al recibir alertas de todo el Calendario Tributario en tu celular, por email y SMS.
Descarga Acontar y comienza tus 30 días gratis