Modificar la ley 675 de 2001- Propiedad horizontal

La ley 675 de 2001, es consecuencia de las necesidades de un país violento y en la violencia  tiene su origen el proceso de la propiedad horizontal, eso es cierto porque en los sucesos del 9  de abril de 1948, fecha del asesinato del líder liberal Jorge Eliecer Gaitán Cortés, que degeneró  en el conocido bogotazo, caracterizado por los muchos muertos en los campos, ciudades y  poblaciones e incendios de bienes inmobiliarios, lo que llevó la declaración de estado de sitio  mediante Decreto 1239 del 10 de abril de 1948 viene entonces la llegada a la capital de muchos  campesinos amenazados y asesinatos en campos y poblaciones, se inició la construcción de  MULTIVIVIENDAS, y el arriendo en un mismo inmueble de varias familias y este decreto motiva  la expedición del Decreto 1286 del 21 de abril de 1948 “REGIMEN DE PROPIEDAD DE PISOS Y  DEPARTAMENTOS DE UN MISMO EDIFICIO”, decreto que se convierte en la Ley 182 de 1948,  dejando un gran interrogante en lo concerniente a la convivencia y otros aspectos que hacen  que se desemboque en la Ley 675 de 2001.  

Esta ley muy genérica dejó muchos vacíos en lo contable y tributario, vacíos que de acuerdo con  la misma ley se deben llenar con el REGLAMENTO de propiedad horizontal o estatutos internos,  y que ha motivado a la DIAN, a la Cámara de Comercio y al CTCP, a complementar con conceptos,  y como sabemos los conceptos no hacen ley y el REGLAMENTO que generalmente no está bien  utilizado, deja muchos vacíos.  

Solo miremos lo concerniente a la contabilidad y a la revisoría fiscal. En lo referente a la  contabilidad la ley 675 establece que es responsabilidad de la administración, pero es el  contador quien sabe y conoce la contabilidad, es quien sabe que por ejemplo en ley 675 no se debe utilizar las provisiones de cartera, que las consignaciones por identificar no son un pasivo  sino un menor valor de la cartera y el administrador tendrá toda la confianza y creerá en lo que  el contador hace.

Respecto a la revisoría fiscal ejercida desde luego por un contador y  normalmente en el reglamento dejan las funciones de este a las establecidas en el Código de  Comercio y en los casos en que no sea potestativo el revisor fiscal, como es el caso de las  copropiedades de uso residencial se aplica solo lo ordenado por la junta de socios y  estatutos o REGLAMENTO, y si estos no ordenan la revisión de contratos, o la verificación en la  óptima ejecución de un contrato y este tiene vicios, la ejecución del contrato no se  cumple a cabalidad y esto genera una demanda de responsabilidades. El revisor fiscal, en  principio no tendría ninguna responsabilidad, pero esto es contradictorio con las  responsabilidades fundamentales contempladas en el Art.207 del Código de comercio numeral 1 “Cerciorarse de que las operaciones que se celebren o cumplan por cuenta de la sociedad se  ajusten a las prescripciones de los estatutos……” y ¿si el contrato no se cumple a cabalidad porque no está expresado en los estatutos?, y la del numeral 4 “Velar por que se lleve regularmente la  contabilidad …..” Solo pide que se lleve regularmente la contabilidad, pero ¿si no se lleva de manera  adecuada?, y del numeral 5 “Inspeccionar asiduamente los bienes de la sociedad y procurar que se tomen oportunamente las medidas de conservación o seguridad de los mismos …..” y si el  contrato, el cual no revisa porque no lo ordena EL REGLAMENTO ¿implica la conservación y/o  seguridad del bien? y ocurre que el bien se ve afectado porque algún parágrafo del contrato  tenía una irregularidad ¿Y si seguimos revisando cada numeral?, ahora bien, cuando por estas  causas se generan procesos jurídicos como demandas por responsabilidad, el juez ¿con qué vara mide?  

Germán Diego Guzmán Quinche
Contador Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]


La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios