La DIAN nos hace más baratos a los contadores públicos

Comparte

Los contadores que tenemos contratos antiguos con nuestros clientes de siempre de pequeñas y medianas empresas, hemos visto cómo a través del tiempo nuestro trabajo se ha multiplicado  por mucho solo porque la DIAN ha venido incrementando nuestras responsabilidades.  

Hace mucho tiempo la contabilidad era manual y hasta las declaraciones de renta eran un castigo  porque eran muchos pliegos (literalmente), los que se tenían que preparar para presentarlos en  las oficinas de la DIAN, con el tiempo se empezaron a crear los programas contables en computador que suavizaron en algo nuestras labores, lo que abarató nuestro trabajo, porque el programa contable era de propiedad de la empresa y el trabajo del contador lo veían con  menos responsabilidad, y así como la tecnología creó los programas contables también generó más controles en la DIAN, y con cada reforma se iban sumando funciones, controles, oficios y  por ende las responsabilidades lo que llevaba a que cada año solo se podía incrementar los honorarios en  porcentajes pequeños, pero como más funciones y responsabilidades mayores.  

Con el tiempo nace la información exógena y las amnistías que implicaban mucho  más trabajo, mayores responsabilidades y qué decir de la información exógena en aquellos  momentos en que la ayuda de la DIAN era una aplicación pesadísima, complicada y robusta que  implicó la necesidad de agrandar el computador, y por la misma cantidad de honorarios, y  además siguieron generando más impuestos, más liquidaciones, más cálculos, más trabajo y  cómo le decíamos al cliente, ¿que hiciera un aumento porque la DIAN le está exigiendo  más a la empresa?  

La información exógena cada año pide más información, aparte de las demás exigencias que reforma tras reforma y los honorarios se podían incrementar año tras año, pero no de la misma  manera en que se incrementan las tareas.  

Aparte de la pandemia tenemos ya la obligación de la factura electrónica, el anuncio del  documento soporte electrónico y la nómina electrónica y esto nos lleva a suponer que van a  cambiar estas tres novedades por la información exógena, porque se puede deducir que con  estas tres novedades la DIAN ya tendría la suficiente información en las ventas y el IVA de unos  y las compras y el IVA de otros, suficiente información en los pagos y gastos, información en las  retenciones en la fuente, suficiente información en pagos de nómina, aportes de pensión, EPS,  ARL, caja de compensación, SENA e ICBF y prestaciones sociales, etc., pero al parecer la DIAN va a robustecer la información exógena lo que implica que se siguen aumentando nuestras funciones, tareas y responsabilidades.  

Reitero que me refiero a las pequeñas y medianas empresas que de igual manera se les  aumentan los gastos, porque la factura electrónica, aunque no lo crea, aunque parezca increíble la tiene que pagar por hacerla, la nómina electrónica y el documento soporte será un gasto  adicional, y con la crisis económica producto de la falta de recursos del estado y la pandemia,  las empresas han perdido la capacidad de ahorro lo que implica que los honorarios del asesor  no podrán ser mayores, pero las labores serán más.  

Lo positivo de esto es que nos veremos en la necesidad de ayudar a la empresa a crear para crecer y condicionar los incrementos de nuestros honorarios a el incremento en las utilidades  de la empresa. Sentido Común.  

Germán Diego Guzmán Quinche
Contador Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

¡Despreocúpate de las sanciones!

Recibe alertas del calendario tributario de todos tus clientes en tu celular, email y por SMS.

Descarga Acontar y comienza tus 30 días gratis

Comentarios