Informe de gestión ESAL y la ley 675 (propiedad horizontal)

Es muy común que los revisores fiscales incurran en estas omisiones, y esto se puede denominar grave,  porque se presume que los revisores fiscales deben tener el conocimiento de todas las normas  que regulan sus funciones, particularmente lo he evidenciado en ley 675, aunque conozco de  este caso en algunas ESAL y algunas no ESAL.  

Normalmente en el orden del día de las asambleas ordinarias, aparte de las normales del  quórum, nombramiento de presidente y secretario, lectura y/o aprobación del acta anterior, etc. debe aparecer la lectura de la gestión administrativa, lectura y aprobación de los estados  financieros, informe del revisor fiscal etc. y así se cumple y cierra la asamblea, pero debemos  conocer lo que dice la norma respecto al informe de gestión administrativa, esta dice que debe  contener una exposición fiel sobre la evolución de los negocios, la situación económica, administrativa y jurídica. Además los acontecimientos relevantes, la evolución previsible, el  cumplimiento de todas las normas pertinentes y algo muy importante que establece la norma  es que este “informe deberá ser aprobado por la mayoría de votos de quienes deban  presentarlo” lo que implica que debe existir un acta en donde se debe incluir las explicaciones  y salvedades de quienes no lo comparten, y el acta debe presentarse a la asamblea y deberá ser  aprobado el informe de gestión.  

También la norma establece que el revisor fiscal cuando se presente en la asamblea el informe  de gestión de los administradores y los estados financieros deberá incluir en su informe su  opinión, sobre si entre estos existe la debida concordancia.  

El revisor fiscal debe dictaminar los estados financieros y es su responsabilidad lo dictaminado,  también debe incluir los mismos temas que el administrador comunica en  su informe de gestión, es decir lo pertinente a lo administrativo, lo económico, lo jurídico. El revisor fiscal tiene la importantísima tarea de hacer saber si existe verdad y claridad en el informe de gestión, porque el revisor  fiscal debe informar la debida concordancia entre lo contable, el informe de gestión y su dictamen, además el administrador y el revisor fiscal deben responder por los perjuicios  causados por la no preparación y difusión de los estado financieros, y el revisor fiscal,  administrador, contadores y asesores no quedan exonerados de responsabilidad ante la  aprobación de las cuentas.  

Otra situación se presenta cuando en la asamblea ordinaria no se aprueban los estados  financieros o el presupuesto, es decir queda inconclusa, para concluir se cita a una asamblea  extraordinaria de manera equivocada, porque debe ser convocada la continuidad de la  asamblea ordinaria, porque así lo establece la norma cuando dice que “las reuniones ordinarias de la asamblea se efectuarán…. para examinar la situación de la sociedad… considerará las  cuentas y balances del último ejercicio…” y esto lo debe conocer e informar el profesional en  referencia.

Como un llamado a los revisores fiscales viene lo anteriormente comentado, porque muchos  colegas en esa función no toman sus deberes con profesionalismo. 

Germán Diego Guzmán Quinche
Contador Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios