Doble vía moral

By Opinión

Por definición, la moral está profundamente relacionada con la ética y la ética directamente vinculada al comportamiento humano y todas las anteriores aunada deben ir sólidamente adheridas a la verdad, y la verdad en el ejercicio de la contabilidad es nuestra esencia, debemos basarnos sólidamente en lograr que la información que se recibe contenga la verdad para que el resultado de la labor del profesional, cualquiera que esta sea, tenga como resultado la realidad y con esta alimentar a la empresa o persona para que con esa realidad pueda tomar sus decisiones de crecimiento. 

¿Pero todos nuestros profesionales de la contaduría están preparados para este proceso?, esta pregunta me lleva a varios cuestionamientos y el primero de ellos es si el aspirante a ingresar a la universidad quiere, le nace, le gusta la contaduría o simplemente quieren cumplir con tener una profesión y esta sería “la más fácil”, porque no tiene física, cálculo, matemáticas profundas, o leyes como el derecho, y cumplen y terminan la carrera y reciben un título, como consta en un cuestionario para estudiantes de la contaduría, elaborada en 1978 con la pregunta “Usted por qué estudia la contabilidad?”. Esta situación me lleva a otro interrogante: ¿Las universidades están haciendo el filtro adecuado para el ingreso de estudiantes a esta profesión? Y creo que por el simple aspecto de la comercialización de un producto que le aumentan los ingresos a la universidad no lo hacen, a esto sumemos la cantidad de “universidades” de garaje, con el mismo objetivo económico que hacen competencia a las universidades y desde luego el filtro no existe. 

Analicemos los resultados de esta cruda realidad y veamos las consecuencias. Es un hecho que los honorarios que estos contadores cobran no cubren ni las expectativas de vida y mucho menos la importancia de la profesión, porque los honorarios del contador son “negociables” de acuerdo con la voluntad del cliente, entonces ¿qué ética y moral podemos esperar de estos profesionales? y ¿qué medidas están tomando las universidades y la JCC? y como consecuencia se evidencia que esta es la razón por la cual nuestra profesión se le llama la “cenicienta”, para muestra un botón, las tarifas que propone la JCC son totalmente desfasadas, se puede pensar que esta entidad no conoce el mercado en Colombia, y por eso, solo como ejemplo algunos contadores cobran menos de un salario mínimo y trabajan por cualquier oferta, como se hace en Ley 675 en donde un conjunto residencial (empresa) cuenta con un presupuesto superior a los $141.300.000, valor del cual el contador y el revisor fiscal deben ser responsable y los honorarios del contador mensual es de $375.000 el 0.27% del presupuesto y los del revisor fiscal, quien tiene más responsabilidad profesional siempre son inferiores al del contador $321.00 el 0.23% del presupuesto, según datos de la página de la JCC y de la DIAN hay aproximadamente 289 sanciones a contadores y las sanciones son por corrupción, por complicidad con sus clientes, por malas liquidaciones de impuestos, etc. Y la razón es muy sencilla: no son profesionales comprometidos, ni estudiosos pendientes de su actualización, no saben leer una ley y  no son integrales.

Germán Diego Guzmán Quinche
Contadoro Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios