Clientes no responsables de IVA

Siempre hemos estado en la búsqueda de clientes responsables del impuesto del IVA, porque  ya tienen constituida una empresa y evitamos a esas personas comerciantes menores sin  empresa constituida, y realmente este grupo de comerciantes son nuestros potenciales clientes,  muchos de ellos están organizados en su parte operativa y algo en la administrativa, otros no  tienen ninguna organización, simplemente funcionan por inercia económica, pero si nos  empeñamos en venderles el derecho que tienen a estar organizados administrativamente,  operacionalmente y sobretodo contablemente, que tengan la manera de ver los resultados de  sus transacciones y de esa manera sus negocios van a prosperar a crecer y muy posiblemente se  van a motivar para hacer empresa, o por qué no hacer asociaciones de comerciantes del mismo  producto o similar y organizar empresas que nosotros mismos ayudamos a construir y a  constituir.  

Esto no solamente nos va a generar nuevos clientes, también a nosotros como profesionales de  la contabilidad nos generan nuevos ingresos, también va a contribuir con el crecimiento  económico de los comerciantes, con la organización de los comerciantes, y con la economía en  general, y para eso debemos poner todos nuestros conocimientos a disposición de estos  comerciantes, incluso los informales, para que comprendan que un negocio bien organizado con  una contabilidad bien organizada que les permita ver las cifras y los resultados y con esos  informes y esas cifras, ellos van a aprender a tomar decisiones.  

En esta época de pandemia y en la post pandemia, se ha generado y se va a seguir generando  la necesidad de conseguir recursos y esto ha motivado a cualquier cantidad de personas a iniciar  un negocio y estos negocios se han venido creando casi que en la informalidad, con los escasos  conocimientos de negocios que muchas personas tiene pero con gran voluntad y empeño, sin  muchas bases de organización y con un gran riesgo de que en cualquier momento fracasen, por  eso estoy seguro que es un gran deber de los contadores apoyar a estos microempresarios con  nuestros conocimientos, y lograr que se proyecten como esas futuras empresas que necesita  nuestra sociedad, nuestra economía, nuestro país.  

A estos proyectos de empresas comerciales, es muy importante asesorarlo en cuestión de  costos, sobretodo en quienes han creído que su negocio es la transformación de materias  primas, como es el caso de comidas, que compran, transforman y venden teniendo solo en  cuenta los costos directos y para ellos son transparentes los costos indirectos, por ejemplo, la  cocina o el horno de la casa y el consumo de energía, la mano de obra de terceros que aportan  sus servicios, la entrega a domicilio que no la contemplan y muchos otros factores, que solo con  nuestra ayuda pueden ver reflejadas en su precio de venta.  

En los casos de empresas prestadoras de servicios, también hay muchos factores transparentes  para calcular los valores a cobrar por sus servicios, como son los planes de celular, de internet,  y la proporción que le toca de acuerdo con el tiempo de servicio para su trabajo y no confundirla  con la proporción que le corresponde al hogar.  

En todos los casos se debe tener en cuenta que se desarrollan en casa, no en oficina ni en local,  y que el producto debe asignársele una proporción correspondiente al arriendo en tiempo y área  del apartamento o casa en que se desarrolla el negocio, las personas que intervienen directa o  indirectamente en el proceso y de esa manera generar una infraestructura sólida para que de  allí logres surgir una futura mediana empresa y por qué no, lograr una gran empresa y por ende  un buen cliente. Sentido común.  

Germán Diego Guzmán Quinche
Contador Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios