Bajo estándares éticos

Esta expresión me ha causado mucha curiosidad y se refiere a esos procedimientos contables que muchos profesionales amangualados con los comerciantes y empresarios utilizan para  “arreglar la contabilidad en busca de disminuir los impuestos”, llámese actos fraudulentos que  hacen que se pierda el grado de confianza que se debe tener en un profesional de la contaduría  y de esa manera se le da la razón a quienes critican a la profesión de la contabilidad y a los  contadores.  

Una pregunta muy importante es si el contador está para colaborar con este tipo de hechos o si  la función del contador es el de colaborar para la toma de decisiones fundamentados en el  estado real de la empresa, ya que es muy común el contador, que para que la empresa pueda  ser beneficiada con un crédito o una inversión, “maquille” el balance y efectivamente la empresa  recibe el crédito (por ejemplo), pero con las cifras reales sobre la mesa, ¿la empresa si tiene la  capacidad de cubrir la obligación?, o se va a convertir en una espiral de “balances maquillados”,  ¿estos contadores se darán cuenta que están cobrando lo mismo para llevar dos contabilidades,  una de verdad y la otra de juguete?, ¿se darán cuenta que esta “ayuda” al cliente está llevando a  la empresa a una probable quiebra?

La verdad es que la función del contador debe ser la de registrar las transacciones de verdad,  con las cifras verdaderas, para ayudar a la empresa a tomar las decisiones adecuadas, decisiones tales como solucionar las irregularidades económicas y administrativas sin llegar a la  coadministración, ayudar a la empresa a salir de las crisis para crecer en todo sentido.  

No cumplir con este principio, y recurrir a las “ayudas”, “maquillajes”, “contabilidad creativa”  y/o “contabilidad agresiva” tienen una grave consecuencia económica en la empresa y además  el contador con bajos estándares éticos que así procede, debe recurrir al FRAUDE,  MALVERSACIÓN, FALSA INFORMACIÓN, MANIPULACIÓN DE LA INFORMACIÓN, EVASIÓN DE  IMPUESTOS, etc. y tendrá que llegar a una cárcel, a perder su título y afectar a su familia de  todas las maneras posibles.  

En Colombia siempre se ha criticado la CORRUPCIÓN en los políticos que se roban o malversan  los impuestos y en eso existe toda la razón, porque la inteligencia existe y el uso de esta es de  acuerdo a los valores morales y principios que por familia fueron enseñados a estos personajes,  pero un contador que paga por una profesión, que busca un buen estatus social y económico,  que sabe y conoce, y que su norte es su familia, que trabaja en contabilidad entendiéndose que  nuestro trabajo no es fácil, es dispendioso, es de mucha responsabilidad, ocupa mucho tiempo  y muchas presiones, ¿por qué tiene que aportar a la CORRUPCIÓN?  

Es hora de que tomemos consciencia de lo que somos, de lo que queremos ser y darle comienzo  al cambio, dejar de ser contadores con bajos estándares éticos, revaluar nuestros valores morales,  nuestros principios y trabajar con inteligencia compleja, con honestidad, con lealtad, con  respeto, honorabilidad, y poder llegar a ser el ejemplo para nuestra familia, para nuestra  sociedad, para nuestra profesión y así quitarle el argumento a quienes critican y desprestigian  nuestra profesión, de esta manera podremos con la frente en alto cobrar lo que nos merecemos,  sin que pidan “rebaja”, y nuestro trabajo y nuestra profesión será digna de la máxima confianza.  

Germán Diego Guzmán Quinche
Contadoro Público
http://twitter.com/hermandgq
[email protected]
[email protected]

La columna de opinión que acabas de leer es completamente el criterio del invitado, en ACONTAR no nos responsabilizamos de ello.

Comentarios